InicioEntrevistasCarmen Lence: «El futuro del rural es el futuro de todos»
Categorías Entrevistas

Carmen Lence: «El futuro del rural es el futuro de todos»

Foto por Carmen Lence (cedida)
Por Paula Ramos 8 de marzo de 2024

La presidenta del Grupo Lence es una de las ‘Top 100 Mujeres Líderes en España’

Carmen Lence, presidenta del Grupo Lence, es la única mujer al frente de una empresa láctea en España. Un sector «muy masculinizado» en el que ha caminado sin un referente en el que mirarse y ante los juicios de aquellos que cuestionaban su posición. «Muchas veces parece que nos hacen dudar de que sea nuestro derecho», acerca Lence, que guarda bajo el brazo una retahíla de consejos para todas aquellas que se encuentran en ese camino, de la alta dirección, en el que las mujeres siguen poco representadas; «tienes que sentirte cómoda en tu papel y pisar fuerte», dice, ser «sin disculpas».

Carmen Lence, que espera un «año complicado» para su grupo, tilda de «gran oportunidad» su reconocimiento como una de las 100 mujeres líderes en España. El mejor escaparate, explica, «para hablar de las mujeres del rural», para «dar visibilidad» y lograr que exista una mayor representación femenina. También una gran responsabilidad, de utilizarla, señala, «de la manera apropiada».

¿Cómo ha cambiado el sector lácteo en los últimos años?

Hoy en día hay menos ganaderías produciendo más leche. Se ha bajado el número de ganaderías, pero han aumentado los kilos de producción. También ha aumentado la producción por vaca. Hoy en día la ganadería media en Galicia son unas 60 vacas, antes eran mucho más pequeñas. Aquí en Galicia no tenemos macrogranjas, es una ganadería de tamaño medio. También ha cambiado muchísimo, pero esto ya hace mucho tiempo, cuando se metieron los tanques de frío. Y lo que está cambiando últimamente, aunque deberíamos de ir más hacia ahí, es la robotización y la digitalización de las ganaderías. Realmente la imagen que hay a veces del campo, de un campo muy simple, como a veces aún se ponen en el periódico fotografías de gente ordeñando un cubo que ya hace años… Que yo creo que ya ni en la época de mi madre, pues no corresponde con la realidad y es algo que realmente tenemos que trabajar en ello, en educar al mundo en general, que el campo hoy es otra cosa, son empresas altamente tecnológicas; que sí, que sigue siendo un trabajo sacrificado, como puede ser cualquier otro… Los ganaderos hoy están organizados en sats, donde pueden tener los fines de semana libres. Hay muchos que tienen varios empleados… Se puede vivir de otra de otra manera.

Para hacer llegar esa idea de que el campo es otra cosa, la comunicación es muy importante. ¿Qué líneas seguís en este sentido desde Grupo Lence?

Para nosotros es muy importante. Nosotros dependemos del rural al 100% y creemos que el futuro del rural es el futuro de todos, porque en el rural está la soberanía alimentaria. Y bueno, después de lo que hemos sufrido con la pandemia y con la guerra de Ucrania, está claro que si nos ha afectado como nos ha afectado el tema de los microchips, imagínate cómo nos puede afectar el tema de que no tengamos comida y de que no tengamos una soberanía alimentaria fuerte, ¿no?

Por eso creemos que es importante comunicar y dar visibilidad al hecho de que el futuro del rural es el futuro de todos, que el problema del despoblamiento rural no es el problema de unos cuantos en el rural, es un problema de la sociedad española en general y que es algo que nos tenemos que empezar a tomar en serio, porque no nos queda tanto tiempo. Hoy en día la edad media del agricultor y del ganadero son unos 55 años. Una gran mayoría de ellos, o sea, una parte importante de ellos, no tiene relevo generacional.

Si no somos capaces de convencer a esa siguiente generación de quedarse en el campo, vamos a tener un problema serio, porque no podemos importar todo lo que consumimos y porque hay alguna gente que está con toda esta investigación de los productos de laboratorio, la leche de laboratorio, la carne de laboratorio, todo esto. Para el año 2050 vamos a ser más de 9 billones de personas y habrá que tener fuentes alternativas de comida. Pero si realmente pensamos que es una buena idea dejar la producción de comida en manos de unas pocas empresas, pues me parece muy arriesgado. Podrá ser algo que conviva con otra cosa, pero definitivamente no me parece que sea la manera de alimentar la población en el futuro. Me parece un gran peligro, sobre todo si acaba siendo un oligopolio.

El problema del relevo generacional que comentas lo tenemos ya a las puertas. ¿Por dónde crees que pasa conseguir revertir la situación?

Nosotros hemos intentado hacer nuestras campañas de comunicación siempre educando sobre lo que es el rural. Cuando sacamos la leche Opti+Plus, por ejemplo, era una profesional que vivía en el rural; porque realmente queremos comunicar eso. No solamente tiene que ser gente que viva del rural, no solamente tienen que ser ganaderos o agricultores, también pueden ser profesionales independientes que se pueden ir a vivir al rural. Realmente hoy en día ves cómo están los precios de los alquileres en las grandes ciudades, que es una auténtica locura, cuando al final puedes vivir en una zona rural, a lo mejor no tan lejos de la ciudad, y dar sustento al rural y, además, vivir en un sitio con un precio mucho más económico y con mucha mejor calidad de vida.

«Normalmente tendemos a hablar de las mujeres en los en los consejos de administración, en puestos directivos, pero también tenemos que hablar de las mujeres en una industria que principalmente es masculina»

Entonces, nuestra comunicación ha sido, por una parte esto, este anuncio, después yo he hecho TED Talks, también. Toda la parte de la campaña de Río de ‘Actitud Río Puro Coraje’, está basada en poner en valor a la mujer del rural. Y lo hacemos con mujeres ganaderas, empresarias ganaderas, que trabajan con nosotros y que son ejemplos de ganaderías, porque realmente queremos inspirar a otras mujeres a seguir en el negocio familiar y también a lo mejor a otras a que se unan al negocio familiar o que monten su propia su propia empresa. Uno de los grandes problemas del rural es que las mujeres jóvenes se están yendo, por eso lo centramos especialmente en las mujeres jóvenes, porque realmente pienso que las mujeres, todas, necesitamos referentes. Yo necesito referentes, yo necesito saber que hay otras mujeres que han llegado, que están en posiciones de liderazgo y que les está yendo bien. Entonces, es una inspiración y hay que darle visibilidad a esos referentes. Si hay otras mujeres jóvenes que ven estas ganaderas que trabajan con nosotros, con estas ganaderías digitalizadas, modernas, que salen en estos cortos que hemos hecho hablando de cómo viven con sus hijos allí, pues eso puede inspirar a otras a hacer lo mismo.

Lo que no se ve, no existe…

Totalmente. Eso es un principio básico de la comunicación. Si tú no lo ves y no lo pones en valor y no lo cuentas, la gente no tiene por qué saberlo. La gente escucha, en general, el tema del abandono del rural y les parece como que les queda muy lejos, como que no va con ellos. Y realmente es importante traerlo a la ciudad, traerlo a contar el mundo desde nuestro punto de vista. Hoy en día siento que hay una manera de ver el rural muy urbana y cada vez son dos mundos más divididos. Antes los niños pequeños tenían los abuelos en el rural e iban al rural, tenían un contacto más directo. A mí me pasó no hace tanto con un niño de unos cinco años, que le pregunté: «¿de dónde viene la leche?». «De la nevera», me dijo. Y yo «sí, ya, ya, pero antes de la nevera, ¿de dónde viene?». «Del supermercado», y yo «ya, pero ¿antes del supermercado, de qué animal viene?», y me dijo «será de qué lineal».

Y realmente te dice todo el movimiento vegano, todo el movimiento animalista, todo el movimiento de empezar a pensar en los animales domésticos como si fueran animales de compañía… Es diferente. Una cosa es un perro, y nosotros los queremos mucho y los cuidamos mucho, pero la gente también tiene que entender que lo que se cuida una vaca, los cuidados que tiene una vaca, que está cuidada con un veterinario todo el tiempo, que está medida su alimentación. Cuando empezamos a hablar del bienestar animal, a veces parece que, como me decía un ganadero, el único animal del que no nos preocupamos, es el ganadero. Habrá que pensar también en el bienestar del ganadero… Claro que hay que cuidar el animal, pero es que los primeros que los cuidan son los ganaderos. Es su vida, es de lo que viven. Y todos sabemos que cuanto mejor esté la vaca, más productiva va a ser, menos enferma se va a poner, etcétera, etcétera. Entonces esa visión urbana, como a veces de superioridad moral, porque nosotros cuidamos a los animales de otra manera, están en casa viviendo con nosotros… Ya, pero es que no es lo mismo, no es lo mismo.

Hablas de referentes. Eres la única mujer al frente de una empresa láctea. ¿No tener referentes hace el camino más difícil?

Es un mundo muy masculino y bueno, claro… Pero bueno, hay otras mujeres que están en mundos muy masculinos, también, las tecnológicas son bastante masculinas. En realidad, hoy en día la alta dirección sigue siendo un mundo muy masculino. Sencillamente lo que tienes que saber es que hay otras mujeres ahí y sentirte cómoda en tu papel y pisar fuerte, o sea, realmente transmitiendo con tu manera de ser y de pensar la seguridad de saber que estás en tu derecho. Muchas veces parece que nos hacen dudar de que sea nuestro derecho. Me acuerdo de un señor que estaba yo explicando un poco de la empresa familiar, y después de decir que mi marido es CEO de otra empresa, me hace una pregunta con toda la naturalidad del mundo, de manera muy inocente, me dice: «Pero si tu marido es CEO, ¿por qué no es el CEO de tu empresa?». «Pues porque soy yo», le dije. Como si tuviera más derecho que yo. Como si por ser hombre fuera su derecho, ¿no? Es lo que llamamos el sesgo inconsciente. Y nosotros tenemos que realmente ser sin disculpas.

¿Qué retos tenéis por delante en este 2024? Estimáis un crecimiento aproximado del 20 %

Es un año complicado. Por una parte, vemos que el consumidor cada vez es más sensible al precio con el tema de la inflación. Las distribuidoras empiezan a hacer promociones para intentar arañarse unas a otras cuota de mercado. Y estamos muy vigilantes de que no se vuelva a utilizar la leche como un producto reclamo de tirar el precio, porque si tenemos un precio en el lineal, como estábamos en el 2019, más barato que el agua, es un peligro; esto es un trabajo de educación que estamos todo el rato haciendo también con nuestros clientes, entender que este es un producto que hay que tratar con respeto, porque hay un montón de familias que viven de esto y muchos de ellos sus propios clientes.

Entonces, es un producto que hay que tratar con respeto, que tiene que tener un precio razonable en el lineal, porque si no, nos vuelve a pasar lo que nos pasó en el 2022, que si volvemos a tirar el precio, pues los ganaderos van a decidir vender las vacas y nos vamos a quedar sin leche. Hay que ser muy conscientes de eso. Al mismo tiempo, estamos en una situación en la que tenemos el precio en origen más caro de toda Europa y eso está haciendo que las empresas que tienen productos industriales y las empresas queseras lo estén pasando muy mal.

«Yo necesito referentes, yo necesito saber que hay otras mujeres que han llegado, que están en posiciones de liderazgo y que les está yendo bien»

Está entrando muchísima importación de productos de fuera, especialmente queso, y estamos dejando de exportar. Nosotros mismos hemos dejado de exportar en algunos países porque no éramos competitivos, entonces eso tiene un peligro porque al final el ganadero le vende la leche a esas empresas también. Esas empresas no se la compran y empieza a haber demasiada leche disponible, pues esto es la ley de la oferta y la demanda. Entonces, hay que regularlo un poco para que no se caiga el precio de golpe. A lo mejor hacer una pequeña bajada para irnos alineando con Europa y no esperar a que haya tanto que sobre y que que baje el precio de golpe, que eso puede ser dramático.

La han reconocido como una de las ‘Top 100 Mujeres Líderes en España‘. ¿Qué ha supuesto recibir ese ese reconocimiento?

La verdad es que es un gran orgullo. Es un gran orgullo, porque mira que hay mujeres en España. Y mira que hay mujeres fantásticas en España, hay un montón de ellas y que se hayan fijado en mí, pues la verdad es que es un es un gran orgullo y realmente es una gran oportunidad. Una gran oportunidad para hablar de las mujeres de rural. Es una gran oportunidad para hablar de las mujeres en la industria, que tampoco hablamos mucho de las mujeres en la industria. Normalmente tendemos a hablar de las mujeres en los consejos de administración, en puestos directivos, pero también tenemos que hablar de las mujeres en una industria, que principalmente es masculina. Cuando yo llegué los operarios eran todos hombres. Ahora ya hay hombres y mujeres. Es importante también abrir esos otros campos, tradicionalmente masculinos, a mujeres. Es un orgullo y es una responsabilidad, una responsabilidad de utilizarla de la manera apropiada, que es para llamar la atención sobre esos lugares donde aún no estamos tan representadas para dar visibilidad y que estemos más representadas.

Artículos relacionados
Lácteos17 de mayo de 2024
Clun y Fefriga se unen para fomentar la ganadería entre los jóvenes

La presidenta del Grupo Lence es una de las 'Top 100 Mujeres Líderes en España' Carmen Lence, presidenta del Grupo Lence, es la única mujer…

Agacal16 de mayo de 2024
Impulso a la producción del pan gallego con sello de calidad

La presidenta del Grupo Lence es una de las 'Top 100 Mujeres Líderes en España' Carmen Lence, presidenta del Grupo Lence, es la única mujer…

Horeca15 de mayo de 2024
Crece la oportunidad de negocio en la XXVII edición de Salimat Abanca

La presidenta del Grupo Lence es una de las 'Top 100 Mujeres Líderes en España' Carmen Lence, presidenta del Grupo Lence, es la única mujer…


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *