InicioSostenibilidadEl Galicia Market Place regresa con el foco puesto en la investigación y la innovación del sector agrario
Categorías Sostenibilidad

El Galicia Market Place regresa con el foco puesto en la investigación y la innovación del sector agrario

Por Lidia Fernández 19 de abril de 2024

La Jornada de la Tierra reunió en el Círculo de Empresarios de Vigo a profesionales del sector y productores de la industria agroalimentaria

«Construir un futuro para el campo de Galicia». Bajo esta premisa se inauguró en el Círculo de Empresarios de Vigo la 8ª edición del Galicia Market Place, el evento que aúna a profesionales y expertos del sector agroalimentario con pequeños y medianos productores, con el objetivo de fomentar una economía circular y sostenible.

La Jornada de la Tierra comenzó a las 09.30 horas con la presentación del director general de la Axencia Galega de Calidade Alimentaria (Agacal), José Luis Cabarcos, que no quiso perder la oportunidad de recordar la importancia que tienen la innovación y la tecnificación en el campo. «La tecnología diseña nuestro futuro. Pero es cambiante, por lo que debemos adaptarnos», indicó.

José Luis Cabarcos: «El concepto de seguridad alimentaria reconoce la importancia del sector primario y secundario en la generación de alimentos sostenibles»

«En los 90 se habló por primera vez de soberanía alimentaria. Pero tuvimos que esperar dos décadas hasta que el término calara de verdad en las administraciones», manifestó el director general de Agacal. «En el 2020 se incluyó el concepto de seguridad alimentaria, el cual reconoce la importancia que tiene el sector primario, por la producción, y el secundario por su capacidad de transformación, en la generación de alimentos sostenibles«, declaró, sin perder de vista la «necesidad de que el sector primario se encuentre al servicio de la sociedad, y sea respetuoso con el medioambiente», remarcó.

Principales retos y desafíos del sector

La primera mesa coloquio contó con la participación de 4 expertos en la materia. Manuel López, en representación de Agacal; Alfonso Ribas (director del área de Investigación e Innovación en la Fundación Juana de Vega; Pedro León, que acudió a hablar de la Misión Biológica de Galicia, un centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y Fernando Almeida, director técnico de Sementares, una empresa de venta y distribución de semillas autóctonas.

Todos ellos quisieron poner en valor al medio rural, y aportaron una perspectiva global sobre los principales retos y desafíos que afronta a día de hoy la agricultura gallega. «Entre las estrategias que estamos llevando a cabo desde Agacal se encuentra el Plan Estratégico de la Huerta, que está enfocado en fomentar y apostar por los denominados sectores tractores para que más empresas se asienten en el campo», explicó López, sin perder de vista el «gran potencial de crecimiento y la capacidad de desrrollo que tiene aún el sector», añadió.

Manuel López: «El Plan Estratégico de la Huerta está enfocado en fomentar y apostar por los sectores tractores para que más empresas se asienten en el campo»

Por su parte, Alfonso Ribas se centró en los retos a los que tiene que hacer frente la industria agroalimentaria. «Todavía queda mucho camino por andar. Galicia se encuentra en un nivel medio-bajo en lo que respecta a proyectos de innovación», sentenció. «Los principales desafíos pasan por aumentar la financiación, todavía escasa, y por acabar con la atomización en los centros de innovación y tecnológicos gallegos, que impiden que las empresas lideren proyectos», expresó.

Pedro León ratificó las palabras de su compañero de palestra, y fue incluso más allá, poniendo datos a esta realidad. «La media de inversión de la UE en estos proyectos se encuentra en los 2,2 millones, mientras que en Galicia no llega ni a 1,5 millones. Falta financiación, pero también profesionalización», afirmó. «El ecosistema de conocimiento está poco organizado. No hay un sistema organizativo maduro, lo que dificulta enormemente el desarrollo de nuevos proyectos», matizó.

Pedro León: «La media de inversión de la UE en estos proyectos se encuentra en los 2,2 millones, mientras que en Galicia no llega ni a 1,5 millones»

Si hay algo en lo que todos estos profesionales están de acuerdo es en la necesidad de que exista un trabajo conjunto para asegurar la cadena de valor, así como la diferenciación y visibilización del producto. «Sin olvidar el buen trato a los agricultores. Sin ellos no existiría el sector», remarcaron. «También faltan espacios en el ámbito de la producción. Tenemos productos de calidad, pero su recorrido es pequeño», concordaron.

Ponencia de algunos productores incluidos en el sello Artesanía Alimentaria de Galicia.

Agricultura ecológica, la gran apuesta del campo gallego

En la segunda mesa coloquio participaron también voces expertas y profesionales que trabajan mano a mano en la industria. Entre ellos, Guillermo Martínez, director gerente de Casa Grande de Xanceda, e Isabelle Gómez (CEO de Traloagro). Estos dos proyectos son el paradigma de la producción sostenible y respetuosa con el medioambiente. Cada uno dedicado a un ámbito de la ganadería, pero con una misma filosofía: promover y fomentar un producto de calidad, de proximidad y, sobre todo, ecológico.

¿Pero qué hace a la agricultura ecológica una producción tan diferenciada? Eso mismo intentaron responder los ponentes. «Lo primero y principal es que la agricultura ecológica parte de una normativa europea, por lo que tiene que cumplir una regulación extensísima», explicaron. «Las necesidades que requiere la certificación son múltiples, y se basan en normas conocidas por todos, como el uso de fertilizantes de origen natural, lo que da garantías y seguridad al consumidor», indicó Guillermo Martínez.

Guillermo Martínez: «La agricultura ecológica parte de una normativa europea, por lo que tiene que cumplir una regulación extensísima»

«En general, los alimentos ecológicos son más saludables, ya que tienen menos residuos químicos», intercedió Isabelle Gómez. «Además de los beneficios directos para el consumidor, la producción ecológica también contribuye a la preservación del medioambiente y al fomento de la economía rural», argumentó, enumerando los beneficios que estas prácticas tienen para el agro gallego.

También hablaron de una parte fundamental de la cadena de producción: el propio productor, y sobre las prácticas que tiene que llevar a cabo para asegurar el correcto aprovechamiento de la tierra. «Tiene que tener un compromiso con la tierra para garantizar la calidad de los alimentos, así como preservar el medio para reducir el impacto medioambiental», constaron.

Bajo su punto de vista, todavía quedan muchos retos por afrontar. Entre ellos, «extender la producción y dotar a los agricultores de herramientas técnicas para realizar su trabajo, además de aumentar el nicho de consumidores», explicó el gerente de Casa Grande de Xanceda. Mientras que la directora de Traloagro remarcó la necesidad de invertir en formación, investigación e innovación. «Hay que pagar un precio digno para que los ganaderos podamos vivir del campo», sentenciaron. «La producción ecológica es mucho más resiliente«, concluyeron su ponencia ambos emprendedores que arriesgaron por una producción sostenible, y acertaron.

Burocracia y digitalización de los procesos

Otra de las ponencias de la mañana se centró en algunas de las problemáticas de la industria agroalimentaria. El desperdicio alimentario centró gran parte del debate. «Uno de cada tres alimentos acaban en la basura por los increíblemente altos estándares de ‘calidad’ que existen a día de hoy», señalaron los ponentes. «Todo el mundo quiere la manzana más roja y brillante. Y eso no quiere decir que sea buena», aseguraron. También destacaron que falta profesionalización. «Hay mano de obra, pero poco especializada», afirmaron.

Isabelle Gómez: «Hay que pagar un precio digno para que los ganaderos podemos vivir del campo»

La competencia, y sobre todo la desleal, fue otro de los puntos a tratar. «Como consumidores tenemos una responsabilidad, la de fijarnos en el etiquetado y comprar con cabeza», coincidieron los expertos. «En el 2022 se registró un incremento del fraude alimentario. El 72 % era de productos propios de la Unión Europea, no toda la competencia viene de fuera», señalaron.

El sello Artesanía Alimentaria de Galicia, ejemplo de calidad

En la actualidad, un total de 110 empresas se encuentran inscritas en el sello Artesanía Alimentaria de Galicia. Lo que empezó como un proyecto para dar pulo a los pequeños productores que no tenían un espacio propio para visibilizar sus productos, ha llegado a convertirse en una iniciativa que acoge a más de un centenar de empresas que han recuperado la forma de trabajar de sus padres y abuelos.

«Nosotros elaboramos lo que sabíamos. Hemos introducido los procesos y procedimientos modernos para adaptarnos a las necesidades, pero siempre respetando los procesos tradicionales», comentaba uno de los ponentes. «Ofrecemos al consumidor un producto de calidad, con un gran valor añadido. El precio es importante, pero la calidad lo es aún más», sentenciaron algunos de estos artesanos.

Artesanos Alimentarios de Galicia: «La creación de este sello dio entrada a muchos pequeños artesanos que no tenían espacio dentro de otros distintivos de calidad»

«Uno de los principales retos a los que nos enfrentamos los artesanos es la capacidad de llegar al consumidor, de hacerle entender por qué deberían pagar un poco más por un producto de cercanía, elaborado de forma tradicional», compartieron el jefe del departamento de Protección de la Calidad Diferencial (Agacal), Raimundo Castaño, y la responsable de Slow Food Compostela, Rocío García. «Tenemos que apostar por reducir el impacto medioambiental y luchar por la conservación de la biodiversidad. Todo ello repercute en la gran seguridad alimentaria que aportan las comercializaciones pequeñas», sostuvieron. «La creación del sello Artesanía Alimentaria de Galicia le dio entrada a muchos pequeños artesanos que no tenían un espacio dentro de otros distintivos de calidad. En Artesanía encontraron su lugar, es un gran paraguas que abarca diferentes iniciativas y que ayuda a mantener vivo el rural», concluyeron.

Así se puso el punto final a una jornada en la que hubo mucha divulgación, promoción y formación. Sin olvidar las catas y degustaciones de productos, que aportaron su particular nota de sabor al evento.

Artículos relacionados
Marketing24 de mayo de 2024
La V edición de los Premios Ardán reconoce a 14 empresas gallegas

La Jornada de la Tierra reunió en el Círculo de Empresarios de Vigo a profesionales del sector y productores de la industria agroalimentaria "Construir un…

Lácteos23 de mayo de 2024
Feiraco llama a la afición a felicitar al Dépor por su ascenso

La Jornada de la Tierra reunió en el Círculo de Empresarios de Vigo a profesionales del sector y productores de la industria agroalimentaria "Construir un…

Pesca23 de mayo de 2024
El Executive Master in Seafood Management llega a Galicia

La Jornada de la Tierra reunió en el Círculo de Empresarios de Vigo a profesionales del sector y productores de la industria agroalimentaria "Construir un…


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *